Texto de Eva Alfonso

"Soltémonos el pelo, liberemos a los peces atrapados en un sólo pez, a los pájaros atrapados en un sólo pájaro, saboreemos, bailemos...". Eva Alfonso

martes, 18 de noviembre de 2008

Efecto de los movimientos de danza oriental en el embarazo


"Hola Nhua, soy alumna de danza oriental desde hace dos años, ahora mismo estoy embarazada de 16 semanas.Aunque los 3 primeros meses no asistí a clases ya que estuve en reposo 3 dias por amenaza de aborto (creo que fue por el estres del trabajo), ahora que ya estoy mejor he vuelto. Me gustaria que me informases sobre los beneficios, que movimientos son mas recomendables y cuales no, ya que aunque me encanta la danza me preocupa que este haciendo algo mal y empeorar el embarazo. Besos."

En respuesta a este mail y a otros más que me están llegando estas últimas semanas os voy a dar algunos consejos sobre cómo podemos trabajar algunos movimientos en el embarazo, de qué manera nos pueden ayudar y con cuales tenemos que tener especial cuidado a la hora de bailar estando embarazada:

Círculo africano:

  • Trabajado lentamente ayuda a desbloquear la pelvis y lleva nuestra atención de una manera muy especial a esta zona del cuerpo.

  • Facilita el trabajo de la musculatura abdominal y el suelo pélvico.

  • Trabajado rápidamente se convierte en un movimiento de expulsión ya que estimula las contracciones uterinas. ¡Ojo!

Círculo grande en horizontal:

  • Lento y respirando de manera consciente es un buen masaje para el bebé, para el útero y para nuestra zona lumbar y abdominal

  • Antiguamente se practicaba cuando el bebé estaba en mala posición para animarle a girarse

Camello:

  • Las olas hechas desde el vientre imitan los movimientos causados por las contracciones uterinas durante el parto

  • Durante el embarazo, a velocidad lenta, ayudan a aliviar la tensión en la espalda, y focalizan la atención en el útero y la musculatura abdominal

  • Durante el parto y trabajado con intensidad desde la musculatura abdominal ayuda al expulsivo del bebé

Círculos desde el pecho:

  • Facilitan la expulsión de gases y alivian la tensión en el estómago y la acidez de los últimos meses

  • Alivian la tensión en la zona alta de la espalda y movilizan la respiración, facilitándo la oxigenación de la madre y el bebé

Vibraciones:

  • Colaboran con la fuerza de la gravedad para el expulsivo

  • No es aconsejable hacerlas durante el embarazo. ¡Ojo!

(Tomado de:"Danza oriental para el nacimiento consciente", Marisol Díez. Registrado en propiedad intelectual, Valencia 2005.)

Además de todo esto, ¡mucho sentido común!: Los acentos con las caderas, tanto arriba, como abajo,etc, tendrán que hacerse con suavidad durante los nueve meses.

Y a las que queréis empezar a hacer danza oriental por primera vez durante vuestro embarazo, yo os aconsejo que busquéis grupos de iniciación llevados por profesoras que sepan cómo trabajar con vosotras en vuestro estado.

Algo más: mientras estéis embarazadas creo que será mejor que os guardéis esos temas de percusión que tanta energía os dan. No es momento para movimientos bruscos. El embarazo es sobre todo un tiempo para sentirnos "agua": movimientos ondulatorios, circulares, que nos acunen y masajeen a nuestro bebé, al mismo tiempo que nos suben la energía de manera dulce y amable.

Por lo demás.., disfrutad a tope ahora de vuestro embarazo, es un tiempo precioso y que nunca olvidaréis.

Espero que os sirvan mis consejos. ¡Feliz embarazo!



4 comentarios:

Monica Tello dijo...

Hola guapa!!!!

Que alegría leerte!!!!!

GRACIAS!!!!!

Lili dijo...

Marisol!!! un besazo y feliz 2009!!!.Me apuntaré todo lo que escribes por aquí, me encantaría ahondar más en todo esto.Quiero hacer tiempo de verdad y escaparme por Gandía alguna vez.

Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

qué buena información, muchas gracias!
Sara

Anónimo dijo...

Muchas gracias por compartir todo este conocimiento.
Estuve el sábado pasado en tu clase de DOC con mi chico. Sólo decirte que me encantó descubrirlo y compartir con él ese momento que para mí fue muy especial.
Un beso
Sara