Texto de Eva Alfonso

"Soltémonos el pelo, liberemos a los peces atrapados en un sólo pez, a los pájaros atrapados en un sólo pájaro, saboreemos, bailemos...". Eva Alfonso

viernes, 16 de octubre de 2009

El viaje más maravilloso


No recuerdo donde fue.

Hace poco leía una sencilla pero lúcida reflexión acerca de las dificultades de mantener una relación de pareja.
En este artículo, el autor, hacía una llamada de atención sobre nuestro "HAMBRE EMOCIONAL".

En demasiados casos, cuando formamos una relación sentimental con otra persona, llegamos tan "desnutridos" emocionalmente, que en lo único que nos fijamos en en si la otra persona nos quiere suficiente o no.
Es decir, estamos tan necesitadas y necesitados de recibir..., que nos olvidamos de dar amor.

Parece algo sencillo, eso de dar amor, pero no lo es tanto. Si nos paramos a analizar los vínculos que nos mantienen unidas a la otra persona, encontramos, en la mayoría de los casos, una dosis alta de dependencia: "Te quiero porque te necesito", es lo que hay en muchas ocasiones, cuando debería ser "te necesito porque te quiero".

Querer no es fácil... Querer no es fácil cuando nuestra mochila de amor está vacía. Nadie, NADIE, desde fuera nos la va a llenar.
Cuando llegamos a la edad adulta con esa mochila vacía...¿qué podemos hacer? Si la manera en que "papá y mamá" "me quisieron" no me llenó el corazón de amor hacia mí misma..., ¿qué puedo hacer?:

En primer lugar debería armarme de valentía y tomar conciencia de ello.

En segundo lugar, mi viaje hacía mi misma requeriría de una buena dosis de limpieza interior, tomando contacto con todos esos dolores, rabias, tristezas, y demás emociones negativas relacionadas con el hecho de que "no me quisieron como yo necesitaba".

Después de esto, nos queda perdonar. Perdonar a los adultos que, como madre y padre, hicieron lo que en ese momento pudieron...aunque no fuera bastante..., ni siquiera a medias.

Y por fin, lo más difícil, perdonarme a mi misma porque "no fui digna del amor de mi madre y mi padre".

Y si no...¿de dónde crees que nacen todas esas rabias en el estómago, todos esos miedos, todas esas lágrimas no lloradas, todas esas conductas dependientes..., de comida, de comprar, de sexo, ¡de lo que sea!.

¡Rabia!,¡dolor!, ¡rabia y enfado con una misma y uno mismo por haberlo hecho mal!, ¡por no haber sido digna del amor de mis padres!.

¡SE ACABÓ!
¡YA NO MÁS! ¡No lo mereces...!, no lo merecemos.
Es la hora de despedir el pasado y decirse a una misma, desde el corazón, de recordarse:
"Yo nací limpia e inocente. Yo nací merecedora de amor. YO SOY INOCENTE".
Y eso es lo que voy a hacer a partir de ahora. Tratarme como lo que soy, no como lo que hicieron de mi.

Es hora de acabar de sanar la herida llenando mi mochila con mi propio amor y todas las experiencias, relaciones y demás que me van a recordar y demostrar que la vida es hermosa y soy merecedora de recibir amor.

Es un viaje difícil este del corazón. Es una aventura en la que encontraremos piedras y charcos en el camino. Pero es el viaje más auténtico que yo, como muchas otras personas, hemos vivido.

Sólo desde el amor hacia una y uno mismo podemos dar amor a los demás. Sólo desde ahí la relación con nuestra pareja puede ser recíproca de verdad.

Y entonces, todo lo que recibes del otro, es regalo..., puro regalo de la vida.
Sólo puedes dar aquello que tienes, pero, por si acaso, tú que me lees, te encuentras ya en ese camino..., te aseguro que la mochila puede llenarse. Prepárate para el viaje más emocionante de tu vida... Y en medio de él, danza todas las tormentas, tempestades, amaneceres y atardeceres que vayas encontrando..., báilalos y empieza de nuevo.

Mi consejo: no tengas miedo en buscar consejo y ayuda de un profesional en los momentos en que "el viaje se haga más duro", pronot irás teniendo tus propias herramientas para ir sorteando los obstáculos, pero al principio te puede venir la ayuda de alguien que ya haya hecho antes ese viaje.

Por cierto..., no sé si estarás de acuerdo conmigo..., pero a estas alturas he decidido que yo no quiero encontrar a mi "media naranja". Quiero se una "naranja entera" al lado de otra "naranja entera".

Para empezar te recomiendo unos libros maravillosos y especiales de Jorge Bucay: "El camino de la autodependencia", "El camino del encuentro", "El camino de las lágrimas" y "El camino de la felicidad". Todos ellos te servirán como guía para este viaje.

1 comentario:

Manoli dijo...

GRACIAS!!!