Texto de Eva Alfonso

"Soltémonos el pelo, liberemos a los peces atrapados en un sólo pez, a los pájaros atrapados en un sólo pájaro, saboreemos, bailemos...". Eva Alfonso

miércoles, 28 de julio de 2010

La Danza Oriental ¿es siempre terapéutica?(parte III)

...Y aún podemos ir más allá..., más allá del cuerpo físico (nivel I), del cuerpo energético (nivel II),...

...si además de mover nuestras caderas en círculos, coordinamos estos con la respiración, y llevamos nuestra atención hacia dentro, en una actitud de interiorización que nos permita
"darnos cuenta" de "qué se mueve mientras me muevo"...
...entonces nos encontraremos con lo que llamamos "cuerpo emocional".

Sin lugar a dudas este sería el nivel terapéutico más complejo y delicado a trabajar. Sed respetuosas con todo lo que sintáis vosotras o vuestras alumnas, y buscad ayuda profesional (psicólogo, psicoterapéuta)si pensáis que podéis necesitarla.

Para que la Danza Oriental sea terapéutica en este nivel se necesitan, además de conocimientos sobre todo lo dicho en el punto I y II, que la persona que guía el grupo tenga uns buenas dosis de:
humildad, empatía, inteligencia emocional, equilibrio, habilidades sociales, y,
¡AMOR..., toneladas y toneladas de amor!

Jorge Bucay dice en uno de sus libros que el trabajo terapéutico consiste en "ayudar a parir un nuevo ser". (Seria tarea esta...)

Con la Danza Oriental se puede llegar a trabajar este nivel terapéutico, pero no olvidéis, esta debe ser una estación a la que llegar, nunca un punto de partida en el camino de "sanar" y "sanarse".

Estoy segura de que habrá partes de mi reflexión con las que no estéis de acuerdo. Esta ha sido mi manera personal de reflexionar sobre el tema. Puede que a algunas de vosotras os sea válida. A mi por ahora me sirve para seguir trabajando.

Espero con ganas vuestras aportaciones y reflexiones.

NOTA: En este nivel de posible actuación terapéutica es para mi donde son más peligrosos los y las atrevidas, los iluminados y aprendices de "gurues". Sed prudentes.

2 comentarios:

Jadeh dijo...

Como te comentaba en la anterior entrada, se muy poquito sobre esto, aunque es algo en lo que me encantaría profundizar a nivel personal, y a partir de lo poquito que se y de lo que cuentas aquí, siento que estoy de acuerdo con todo lo que expones.

Me gustaría comentarte algo, ¿está esto relacionado con los bloqueos físicos? Me explico: Una persona con flexibilidad, que se ve que tiene soltura, pero de repente llega a un movimiento y es incapaz de hacerlo... ¿puede estar relacionado con la parte emocional?
Esto me ha pasado con una alumna, y poco a poco la he ido conociendo más, y he visto que ha tenido y tiene ciertos complejos y problemas, que curiosamente están muy relacionados con la parte de su cuerpo que se bloquea...

y por último,me gustaría dar a conocer estas 3 entradas tuyas, no sólo a mis alumnos sino también al resto de gente que quiera leer mi espacio, ¿puedo ponerlas con la dirección de tu blog como reseña?

Gracias de antemano

Marisol Díez(Nhua Kayali) dijo...

Hola Jadeh! Gracias a ti por tus preguntas! juntas aprenderemos más cosas seguro!

Con respecto a lo que me cuentas sobre los bloqueos físicos, veo que tú misma has sido capaz de ver lo que ha ocurrido en el caso de tu alumna.

En muchas ocasiones (la mayoría diría yo), cuando no hay motivos fisiológicos que justifiquen las limitaciones (malformaciones congénitas, lesiones crónicas debido a accidentes antiguos,...etc), nuestros músculos se bloquean cuando llegan a ese punto donde aparece el "recuerdo" muscular del conflicto emocional, de la tensión.

Diríamos que en ese punto el músculo se niega a ir mas allá por miedo a sentir. Esa defensa es algo que nos intenta proteger de, posiblemente, un dolor muy antiguo que no queremos recordar.

Con paciencia, cariño y sin prisa puede lograrse que el músculo "recuerde". Nuestro cuerpo es un libro de historia que nos cuenta muchas cosas de cómo somos. Desde mi experiencia, conocer más sobre él es una manera de llegar también a querernos y aceptarnos un poco más.