sábado, 15 de octubre de 2011

APRENDER A SER FLEXIBLE




Desde la terapia bioenergética (tenéis una entrada en mi blog dedicada a explicar en qué consiste esta técnica), es importante que el cuerpo se libere de la rigidez, de las tensiones, para recuperar la salud. A todos los niveles.

Uno de los primeros trabajos que se hace con las personas que deciden asistir a este tipo de sesiones consiste en, ejercicios físicos que, realizados de determinada manera, ayudan a tomar conciencia de las zonas donde pudieron quedar bloqueadas emociones que en su momento no pudieron expresarse. Estas emociones bloqueadas aparecen en el cuerpo en forma de tensiones musculares, y suelen presentarse en forma de rigidez física, dolor, displacer, o incluso enfermedad.

Recuerdo como en una de las sesiones de la formación como terapeuta, Luis Pelayo nos planteaba la siguiente reflexión:

"Desde todo lo que hemos visto, los atletas de élite, bailarines profesionales, modelos de pasarela, contorsionistas, acróbatas..., personas con una gran movilidad física, y en ocasiones, flexibilidad extrema..., cuerpos de proporciones y formas casi perfectas... ¿son entonces necesariamente más sanos? ¿emocionalmente pueden tener problemas?, ¿un cuerpo con una gran movilidad o una gran flexibilidad es siempre el cuerpo de una persona equilibrada emocionalmente?"

Interesante reflexión...

Para las mujeres que somos bailarinas de danza oriental la "pregunta del millón", que seguro nos habrán querido hacer alguna vez, sería esta:

"Tú que mueves tan bien las caderas...¡¡En la cama tienes que ser tremenda!!!"

Pues bien..., la cosa no es así de sencilla...
(Lo siento si acabo de destrozar la fantasía erótica de algún "enamorado de la danza oriental")

Puede que sí..., y puede que no...

Para que un cuerpo-mente esté equilibrado, no sólo es necesario que tenga una buena movilidad y flexibilidad, aunque esto es importante.

El cuerpo vivo es un cuerpo conectado, enraizado, centrado.
De nada vale tener una gran movilidad si esta no está conectada con el sentimiento, si hay desconexión energética y emocional con lo que ocurre en nuestro cuerpo mientras se mueve.

La flexibilidad sanadora nos hace sentir fuertes, enraizados, y conecta lo físico, con lo mental, lo emocional y lo energético.

Desde otro punto de vista en esta ocasión , pero no por eso menos interesante, os dejo aquí un interesante artículo que me han hecho llegar hoy mismo mis buenos amigos del Centro Nagual, de Madrid. Se titula "Aprender a ser flexible. Os dejo el enlace al lugar donde está colgado el escrito para que podáis disfrutarlo. Os aconsejo que lo visitéis.

Sed felices.

http://www.elpais.com/articulo/portada/Aprender/ser/flexible/elpepusoceps/20111009elpepspor_7/Tes

No hay comentarios:

Danza del Vientre Terapéutica para la Maternidad y la Salud de la Mujer: Directorio de Profesionales en España

 Todas las mujeres que aparecemos en este listado queremos compartir contigo, que nos estás leyendo ahora, nuestro trabajo. Todas com...

ENTRADAS POPULARES